Ganas de aprender

El confinamiento ha dado mucho de sí. Algunos han encontrado una afición dormida, otros se han atrevido con la repostería, muchos han apostado por coger los pinceles y sacar su vena artística y bastantes han optado por ponerse en forma para salir de la cuarentena mejor que nunca. Desde «Nueva Esperanza» se ha decidido dedicar parte de ese tiempo a enseñar a coser.

Coser, esa práctica olvidada que nuestras mayores adoran y que nuestras jóvenes desconocen, pero que con tan sólo ganas e interés puede resultar una actividad de lo más interesante y gratificante.

Las mujeres que viven en la casa han mostrado un gran interés por la actividad, por cómo funciona la máquina, por cómo se cortan las telas, por cómo se enhebra una aguja…

Han dedicado varios días a la semana a esta actividad y en este proceso de aprendizaje no han tenido miedo a equivocarse porque sabían que siempre se puede rectificar y no han dudado en ayudar a sus compañeras a realizar sus trabajos.

Estas chicas se han puesto por primera vez ante el pedal de la máquina de coser y se han dejado guiar por ella, sabiendo que cada puntada las sirve para avanzar y seguir formándose. Y es que este tedioso confinamiento ha tenido aspectos positivos (aunque parezca difícil encontrar alguno) ayudando a alguna de estas chicas a descubrir una vocación que tenían oculta.

La historia de Reina

El lunes 25 de mayo ha sido un día especial para el «Programa de personas sin hogar» de Cáritas Diocesana de Valladolid y para el proyecto San José.

Queen, como la encanta que la llamen, ha entrado en una residencia de la provincia, después de aparecer en nuestra vida allá por el mes octubre, vivir en un banco, y pasar una cuarentena a nuestro lado… la hemos acompañado a su nueva casa.

Durante meses, la ayudábamos con cosas básicas de higiene, alimentación, estar con nosotros, y fue así como pasó a ser una más…

Pero nuestro equipo quería más para ella… y poco a poco se fueron dando pasos, tramitando recursos, aproximándonos más a ella, a su realidad, a su persona.

Y llegó el Covid-19, días de tensión, de ver que pasaba, y María seguía a nuestro lado en esta carrera de obstáculos.

Empezó el proyecto San José y se vino con nosotros. Este proyecto era para ellos, era para ella. Al principio necesitaba una silla de ruedas, con dolores de pierna, hablando eternamente con sus compañeros imaginarios…

Cada día mejoraba más, nos hablaba de que Cáritas era humanidad, que Cáritas era amor, que gracias a nosotros tenía un techo.

Sus rizos fueron cogiendo una fuerza y una belleza incomparable, escuchaba música que la alegraba el alma y, a veces, la hacía llorar… pero estaba a gusto, estaba cómoda.

Y ¡por fin!, después de muchas llamadas, coordinaciones, explicaciones, llegó el momento de hacer la maleta, de prepararla, de buscar ropa de flores, vestidos y faldas…

Sus compañeros de camino la han regalado un ramo de flores de papel, el cual va a estar en su cuarto, y ella nos ha regalado a cada uno de nosotros millones de momentos preciosos, de risas, de alguna lágrima, de humanidad… Y nos regala llevarla en el corazoncito de Cáritas.

De parte de Queen: ¡GRACIAS! a todas las personas que habéis hecho posible esto, cada uno desde un lugar, cada una desde su mirada, pero todos juntos… voluntarios, técnicos, compañeros y compañeras… y sobre todo algún ángel que apareció en su vida.

EL EQUIPO DEL PROGRAMA DE PERSONAS SIN HOGAR

Cuida también la mente

Cáritas continúa acompañando el envejecimiento saludable de las personas mayores

Una de las adaptaciones de la atención de Cáritas a las personas mayores a través del Programa “Envejecemos en común” ha sido acercarles herramientas que ayuden a mantener la salud cognitiva en este estado de crisis.

Ejercitar la mente para mantener la salud

En la primera quincena del mes de mayo, Cáritas Diocesana ha facilitado un material a las personas mayores para que continúen manteniendo activa su mente.

Setenta y siete personas mayores han contado con ejercicios para el entrenamiento de las capacidades cognitivas en sus domicilios en el mes de mayo. Se trata de las personas que respondieron positivamente a la oferta realizada por Cáritas de Valladolid a las personas participantes en los talleres de envejecimiento saludable del Programa “Envejecemos en común”.

La dos responsables técnicas del Programa de Mayores han elaborado un material adecuado a las necesidades y posibilidades de las personas solicitantes. A una minoría, seis, se les ha enviado por medios telemáticos (mensajería o correo electrónico). Al resto ha llegado gracias a la implicación de los párrocos y los voluntarios de Nª Sª del Pilar, Nª Sª del Prado, San Mateo y Santo Domingo, Santo Tomás de Aquino e Inmaculada Concepción de María, una acción concreta de la iniciativa “La parroquia te lo acerca”. Aunque a la gran mayoría se le ha depositado en el buzón, no ha faltado quien ha preferido que se lo subieran hasta la puerta de casa, agradeciendo así, además, el contacto humano.

Un resultado no previsto ha sido la oportunidad que ha supuesto la entrega de este material para que los párrocos se pusieran en contacto con estas personas mayores y así transmitirles que la parroquia sigue estando cerca y preocupada por ellos.

El material, además de los ejercicios, incluía unas orientaciones generales para mantener positivamente el confinamiento y una postal de ánimo con dibujos elaborados por las niñas y los niños del Programa de Infancia, Adolescencia y Juventud de Cáritas Diocesana de Valladolid.

Los mayores de los centros residenciales de Olmedo reciben una postal de ánimo de los niños.

Precisamente, esa postal de los niños y las niñas ha llegado a todas la personas mayores de las Residencias de Olmedo. De ello se ha encargado la Cáritas Parroquial de la localidad vallisoletana.

Entrega de postales en Olmedo

Allí hay dos centros residenciales. La Residencia  «Nicolás Rodríguez» ha preferido ser ella misma quien imprima y reparta las postales, por lo que el grupo se la facilitaron por mail. Y en el caso de la otra residencia “El Caballero” el equipo se ha encargado de imprimir y llevar las cincuenta y cinco postales que se han entregado.

De este modo, la Cáritas Parroquial de Olmedo da continuidad al acompañamiento que venía realizando antes de que estallara la crisis sanitaria a personas solas de estos dos centros residenciales. Ahora haciéndoles llegar que no están solos mediante esa postal de las niñas y los niños del pueblo que participan en el Programa de Infancia, Adolescencia y Juventud de Cáritas Diocesana de Valladolid.

Laudato Si´, un compromiso renovado para “escuchar el clamor de los pobres y el clamor de la tierra”

Todo está conectado

Con motivo del 5º aniversario de la publicación de la encíclica Laudato Si´, el Papa Francisco invita a la Iglesia universal a sumarse a las acciones propuestas en la Campaña Semana Laudato Sí´, elaborada por el Dicasterio de Desarrollo Humano Integral con la ayuda de Cáritas Internationalis, CIDSE, el Movimiento Católico Mundial por el Clima y la Alianza Católica por el Clima.

Seguir leyendo Laudato Si´, un compromiso renovado para “escuchar el clamor de los pobres y el clamor de la tierra”

Hasta que nos volvamos a abrazar

En estos momentos en el que la realidad ha cambiado, nuestras rutinas y acciones diarias se tienen que adaptar. Las personas que formamos «Gitanas hacia el Futuro» seguimos trabajando desde nuestras casas con toda la ilusión. Pero nuestro acompañamiento, cercanía y estar día a día sigue, y nosotras nos adaptamos a la nueva realidad.

En los primeros momentos del Estado de Alarma nuestra actividad tuvo que parar y tomarse un respiro. En aquel momento, priorizamos el acompañamiento y nuestra cercanía, a través de llamadas telefónicas, interesándonos por su bienestar físico y mental, y el de su familia.

Con el paso de las primeras semanas nos dimos cuenta de que la actividad debía continuar, ¿por qué no seguir con las clases, pero de una manera diferente? Pero ¿cómo? Nos embarcamos en la preparación de diferentes materiales, tanto desde los cursos de formación para la ESO como desde el Taller de Costura, que luego mandamos por correo postal a todas las participantes del Programa. Ellas trabajan desde sus casas, y nosotras las acompañamos y ayudamos a resolver cualquier duda que les pueda surgir, manteniendo una comunicación permanente, siempre animando, impulsando y acompañando.

Seguir leyendo Hasta que nos volvamos a abrazar