Archivo de la categoría: Animación Cáritas Parroquiales

Hecho con tus sueños

Hoy os traemos una canción del grupo «Maldita Nerea» que quiere hacernos pensar sobre nuestra capacidad de soñar y de imaginar el futuro… Es también una invitación a soñar y a ponerle color a nuestro mundo, porque como dice la canción «la vida es del color que tú quieras soñar».

Vídeo de la canción (Maldita Nerea)

Letra completa de la canción

Si, si, están en todos lados.
Van recorriendo el mundo
haciendo que te sientas raro.
Los sueños no descansan siempre quieren más,
siempre quieren más, y más.
Verás no hay nada parecido,
soñar es lo mejor que este planeta ha conocido.
La vida es del color que tú quieras soñar, que tú quieras soñar.

Sueños pequeños, sueños grandes.
Dime tú si hay algo mejor,
que sea más interesante
y que quepa en esta canción, canción, tu canción.

Cerrar los ojos siempre es lo primero.
Si tengo un sueño, me lo como entero.
Así se cumple, ya no puede escapar,
esa es la verdad, eso es lo que quiero.

Está bien, lo tengo merecido,
me he convertido en un muñeco teledirigido
por un montón de sueños que me piden más;
siempre piden más.

Sueños pequeños, sueños grandes.
Dime tú si hay algo mejor
y que quepa en esta canción.

Cerrar los ojos siempre es lo primero.
Si tengo un sueño, me lo como entero.
Así se cumple, ya no puede escapar,
esa es la verdad, eso es lo que quiero.

Y no te engañes hay que ser sincero,
para soñar hay que empezar de cero.
La suerte ayuda a los que quieren volar
más allá del mar, más allá del miedo.

Para acabar en el principio
y entenderlo todo mejor.
Busca en tu corazón
seguro que hay un sitio
para que soñemos tú y yo.
Tú y yo.

Soy el que siempre llegará primero,
aquel que saca sueños de un sombrero
y hace que vuelen hasta la eternidad,
esa es la verdad, eso es lo que quiero.

Y no te engaño soy un caballero
hecho con sueños que me como enteros.
La suerte sabe que yo puedo volar
más allá del mar, más allá del miedo.

Cerrar los ojos siempre es lo primero.
Si tengo un sueño, me lo como entero.
Así se cumple, ya no puede escapar,
esa es la verdad, eso es lo que quiero.

Y no te engañes hay que ser sincero,
para soñar hay que empezar de cero.
La suerte ayuda a los que quieren volar
más allá del mar, más allá del miedo.

La suerte ayuda a los que quieren volar
más allá del mar, más allá del miedo.

Para pensar

  • En estos momentos de incertidumbre: ¿qué sueños tienes?, ¿para ti?, ¿para el mundo?.
  • Piensa en las personas con las que compartes tu día a día, ¿tienen sueños? ¿les cuesta soñar?, ¿por qué?.
  • ¿Tienes sueños compartidos con otras personas?. ¿Con quién/es?. ¿Qué os une?.

Fratelli tutti, sobre la fraternidad y la amistad social

Algunos artículos para profundizar en la Encíclica

Fratelli Tutti: una propuesta para pensar el mundo desde los pobres, artículo en Religión Digital

‘Fratelli tutti’ en 100 citas. La encíclica de Francisco para la fraternidad universal, artículo en CatalunyaReligió

El papa Francisco propone en su encíclica ‘Fratelli Tutti’ un nuevo orden mundial con los pobres en el centro, artículo en Vida Nueva digital

¿Quieres saberlo todo sobre ‘Fratelli Tutti’?, pincha aquí

Material audiovisual para la reflexión personal y el trabajo en grupos

VÍDEO 1: LA INTRODUCCIÓN DE LA ENCÍCLICA

Este primer video hace una presentación general del texto, de sus ocho capítulos, divididos en tres bloques dedicados a describir el mundo actual, al amor cristiano como fraternidad universal y a la aplicación concreta de la fraternidad a la política, la cultura del encuentro, el perdón en los conflictos y al papel de las religiones.

VÍDEO 2: CAPÍTULO 1 DE LA ENCÍCLICA. LAS SOMBRAS DE UN MUNDO CERRADO

En este segundo vídeo, dedicado al primer capítulo de la encíclica Fratelli Tutti, el profesor José Ramón Peláez Sanz, de la diócesis de Valladolid en España, expone como el Papa Francisco nos describe en siete puntos las sombras de nuestro mundo

VÍDEO 3: CAPÍTULO 2 DE LA ENCÍCLICA. UN EXTRAÑO EN EL CAMINO

Los capítulos 2, 3 y 4 de Fratelli Tutti exponen los fundamentos de la propuesta de fraternidad del Papa Francisco. Este vídeo nos introduce en la lectura del capítulo 2, «Un extraño en el camino». Expone los fundamentos bíblicos, centrados en la parábola del buen samaritano (Lc 10, 35-41) donde queda claro como el amor verdadero reconoce la dignidad de toda persona humana.

VÍDEO 4: CAPÍTULO 3 DE LA ENCÍCLICA. PENSAR Y GESTAR UN MUNDO ABIERTO

El capítulo 3 de la encíclica está dedicado por el Papa Francisco a fundamentar la fraternidad en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia: la dignidad de la persona humana; el amor; la solidaridad y la función social de la propiedad.

VÍDEO 5: CAPÍTULO 4 DE LA ENCÍCLICA. UN CORAZÓN ABIERTO AL MUNDO ENTERO

En este capítulo el Papa Francisco nos habla de tres retos para construir una fraternidad universal: la integración de los emigrantes, el diálogo entre las culturas y la necesidad de articular lo local y lo universal.

VÍDEO 6: CAPÍTULO 5 DE LA ENCÍCLICA. LA MEJOR POLÍTICA

En el capítulo quinto de la encíclica el Papa Francisco resume su comprensión de la política.

VÍDEO 7: CAPÍTULO 6 DE LA ENCÍCLICA. DIÁLOGO Y AMISTAD SOCIAL

El capítulo sexto de la encíclica está dedicado la «cultura del encuentro». El Papa Francisco nos ofrece su propuesta de diálogo que busca la verdad como superación de las trampas de una comunicación viciada en las redes sociales, que fomentan el aislamiento individualista y la violencia que polariza y enfrenta.

VÍDEO 8: CAPÍTULO 7 DE LA ENCÍCLICA. CAMINOS DE REENCUENTRO

En este vídeo, José Ramón Peláez, nos presenta cómo entiende el Papa los procesos de reconciliación basados en la verdad histórica, la justicia y el perdón.

VÍDEO 9: CAPÍTULO 8 DE LA ENCÍCLICA. LAS RELIGIONES AL SERVICIO DE LA FRATERNIDAD EN EL MUNDO

El último capítulo de la encíclica está dedicado al papel de las religiones en la construcción de una fraternidad universal.

IV Jornada Mundial de los Pobres: “Tiende tu mano al pobre”

Resumen y acercamiento al mensaje del Papa Francisco

Con motivo de la celebración de la IV Jornada Mundial de los Pobres el 15 de noviembre, compartimos este resumen del mensaje del Papa con el deseo de que pueda ayudarnos a vivirlo con sentido.

“Tiende tu mano al pobre” (cf. Si 7,32). Hoy resuenan con todo su significado para ayudarnos también a nosotros a poner nuestra mirada en lo esencial y a superar las barreras de la indiferencia.

1. Tomemos en nuestras manos el Eclesiástico, también conocido como Sirácida. Expone sus consejos sobre muchas situaciones concretas de la vida, y la pobreza es una de ellas. Insiste en el hecho de que en la angustia hay que confiar en Dios: «Endereza tu corazón, mantente firme y no te angusties en tiempo de adversidad. Todo lo que te sobrevenga, acéptalo, y sé paciente en la adversidad y en la humillación. En las enfermedades y en la pobreza pon tu confianza en él. Confía en él y él te ayudará, endereza tus caminos y espera en él. Los que teméis al Señor, aguardad su misericordia y no os desviéis, no sea que caigáis» (2,2-7).

2. Página tras página, descubrimos un precioso compendio de sugerencias sobre cómo actuar a la luz de una relación íntima con Dios. La oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren son inseparables. Para celebrar un culto que sea agradable al Señor, es necesario reconocer que toda persona, incluso la más indigente y despreciada, lleva impresa en sí la imagen de Dios. De tal atención deriva el don de la bendición divina, atraída por la generosidad que se practica hacia el pobre.

3. La Palabra de Dios va más allá del espacio, del tiempo, de las religiones y de las culturas. La generosidad que sostiene al débil, consuela al afligido, alivia los sufrimientos, devuelve la dignidad a los privados de ella, es una condición para una vida plenamente humana. Mantener la mirada hacia el pobre es difícil, pero muy necesario para dar a nuestra vida personal y social la dirección correcta. Esta realidad es fundamental para la vida de la Iglesia, porque los pobres están y estarán siempre con nosotros (cf. Jn 12,8) para ayudarnos a acoger la compañía de Cristo en nuestra vida cotidiana.

4. El encuentro con una persona en condición de pobreza siempre nos provoca e interroga. La comunidad cristiana está llamada a involucrarse en esta experiencia de compartir, con la conciencia de que no le está permitido delegarla a otros. El grito silencioso de tantos pobres debe encontrar al pueblo de Dios en primera línea, siempre y en todas partes, para darles voz, defenderlos y solidarizarse con ellos ante tanta hipocresía y tantas promesas incumplidas, e invitarlos a participar en la vida de la comunidad. Es cierto, la Iglesia no tiene soluciones generales que proponer, pero ofrece, con la gracia de Cristo, su testimonio y sus gestos de compartir. También se siente en la obligación de presentar las exigencias de los que no tienen lo necesario para vivir. Recordar a todos el gran valor del bien común es para el pueblo cristiano un compromiso de vida, que se realiza en el intento de no olvidar a ninguno de aquellos cuya humanidad es violada en las necesidades fundamentales.

5. Tender la mano hace descubrir, en primer lugar, a quien lo hace, que dentro de nosotros existe la capacidad de realizar gestos que dan sentido a la vida. ¡Cuántas manos tendidas se ven cada día! Lamentablemente, sucede cada vez más a menudo que la prisa nos arrastra a una vorágine de indiferencia. Es verdad que está siempre presente la maldad y la violencia, el abuso y la corrupción, pero la vida está entretejida de actos de respeto y generosidad que no sólo compensan el mal, sino que nos empujan a ir más allá y a estar llenos de esperanza.

6. Tender la mano es un signo: un signo que recuerda inmediatamente la proximidad, la solidaridad, el amor. En estos meses, en los que el mundo entero ha estado como abrumado por un virus que ha traído dolor y muerte, desaliento y desconcierto, ¡cuántas manos tendidas hemos podido ver! Todas estas manos han desafiado el contagio y el miedo para dar apoyo y consuelo.

7. Esta pandemia llegó de repente y nos tomó desprevenidos, dejando una gran sensación de desorientación e impotencia. Sin embargo, la mano tendida hacia el pobre no llegó de repente. Uno no improvisa instrumentos de misericordia. Es necesario un entrenamiento cotidiano, que proceda de la conciencia de lo mucho que necesitamos, nosotros los primeros, de una mano tendida hacia nosotros. Nos sentimos más pobres y débiles porque hemos experimentado el sentido del límite y la restricción de la libertad. Las graves crisis económicas, financieras y políticas no cesarán mientras permitamos que la responsabilidad que cada uno debe sentir hacia al prójimo y hacia cada persona permanezca aletargada.

8. “Tiende la mano al pobre” es, por lo tanto, una invitación a la responsabilidad y un compromiso directo de todos aquellos que se sienten parte del mismo destino. Es una llamada a llevar las cargas de los más débiles. No se trata de una exhortación opcional, sino que condiciona de la autenticidad de la fe que profesamos. La Palabra de Dios nunca nos deja tranquilos y continúa estimulándonos al bien.

9. “Tiende la mano al pobre” destaca, por contraste, la actitud de quienes tienen las manos en los bolsillos y no se dejan conmover por la pobreza, de la que a menudo son también cómplices. La indiferencia y el cinismo son su alimento diario. En este panorama, los excluidos siguen esperando. Para poder sostener un estilo de vida que excluye a otros, o para poder entusiasmarse con ese ideal egoísta, se ha desarrollado una globalización de la indiferencia. No podemos ser felices hasta que estas manos que siembran la muerte se transformen en instrumentos de justicia y de paz para el mundo entero.

10. «En todas tus acciones, ten presente tu final» (Si 7,36). Siempre debemos tener presente el fin de nuestra existencia. Acordarse de nuestro destino común puede ayudarnos a llevar una vida más atenta a quien es más pobre y no ha tenido las mismas posibilidades que nosotros. El fin de nuestra vida requiere un proyecto a realizar y un camino a recorrer sin cansarse. Y bien, la finalidad de cada una de nuestras acciones no puede ser otra que el amor.

En este camino de encuentro cotidiano con los pobres, nos acompaña la Madre de Dios que, de modo particular, es la Madre de los pobres.

Ponte en la piel de…

Con motivo de la Campaña de Personas Sin Hogar 2020 queremos continuar haciendo énfasis en los derechos básicos que todo ser humano tiene por el hecho de serlo. Trabajamos desde la afirmación de que el derecho humano a la vivienda es un hecho inalienable para la construcción del valor de la dignidad como principal clave en el acompañamiento a las personas en situación de exclusión social grave. Especialmente este año, ante las circunstancias sobrevenidas por la COVID-19, hemos ido viendo, recordándonos y poniendo de relieve, como la vivienda, en definitiva, el hogar, era el primer escudo social para la protección individual y colectiva. Por contraposición, y tal y como se nos plantea desde el lema de este año, no tener una vivienda ha supuesto un factor eminentemente de riesgo en tanto en cuanto no nos hemos podido proteger: “no tener casa mata”.

Queremos poner esta realidad en el espejo de diferentes personas, organismos y entidades que son sensibles a las situaciones de vulneración del derecho humano a la vivienda. Porque pensamos que si una persona es capaz de «ponerse en la piel» de otra, cambiará su mirada. Para ello facilitamos los siguientes vídeos y unas preguntas al final que pueden servir para la reflexión individual o grupal.

En la piel de una persona sin techo, Hogar Sí

Seguir leyendo Ponte en la piel de…