Archivo de la categoría: Intervención social

Cuidando la vida de los mayores

Cáritas Diocesana de Valladolid pone en práctica una «cultura del cuidado» de las personas mayores.

La cultura del cuidado es la propuesta del papa Francisco como camino para la paz en la LIV Jornada de la Paz (2021). Significa «hacernos cargo los unos de los otros y también de la creación, para construir una sociedad basada en relaciones de fraternidad», «apreciar el valor y la dignidad de cada persona, actuar juntos y en solidaridad por el bien común, aliviando a los que sufren»

Cáritas Diocesana de Valladolid, entre otras realidades de sufrimiento, cuida de las personas mayores acompañando su soledad a través de una serie de acciones agrupadas en el programa ‘Envejecemos en común’. Es un programa que comparte con otras Cáritas de Castilla y León, y está financiado por la Junta de Castilla y León, con cargo a la asignación tributaria del IRPF, y Cáritas Española.

La preocupación de los últimos Papas por los mayores ha sido constante. También Francisco en no pocas ocasiones recuerda el valor de la ancianidad: «La «riqueza de los años» es la riqueza de las personas, de cada persona que tiene a sus espaldas muchos años de vida, experiencia e historia. Es el tesoro precioso que toma forma en el camino de la vida de cada hombre y mujer (…). Porque la vida es un regalo, y cuando es larga es un privilegio, para uno mismo y para los demás. Siempre, siempre es así» (Congreso Internacional de Pastoral para los ancianos, enero de 2020).

En este Congreso de Pastoral para los ancianos, Francisco anima a: Salid a las calles de vuestras parroquias y buscad a los ancianos que viven solos. (…). La soledad puede ser una enfermedad, pero con caridad, cercanía y consuelo espiritual podemos curarla.

La diócesis de Valladolid ha acogido este llamado de Francisco y desde el curso pasado se ha marcado como objetivo avanzar en el acompañamiento de la soledad. Cáritas de Valladolid se suma aún en estos difíciles momentos de pandemia que ha agravado el aislamiento social de los mayores en su domicilio. A pesar de las dificultades, parroquias, voluntariado y técnicos han continuado ‘cuidando la vida’ de esos mayores a través del encuentro mediante diferentes cauces: las llamadas telefónicas, la visita al domicilio (sin entrar en él para evitar contagios), la entrega de material en sus casas para continuar desarrollándose como persona…

No son grandes cosas las que se hacen, pero para los mayores son muy importantes, lo agradecen de corazón y también cuidan a su modo de voluntarios y profesionales:

  • «Hacéis todo lo que podéis y más. Estoy muy agradecida y contenta. ¡¡Qué paséis una Feliz Navidad!! M.H. (86)
  • «Gracias por cuidarnos mucho, mucho». R.L. (85)

Pequeños gestos significativos de cuidado. Como lo es el acompañamiento de las personas más mayores, como Lila, de 101 años, de quien están pendientes Agustina, voluntaria del Proyecto de Huerta del Rey, y Natalio, sacerdote de la parroquia de San Ramón Nonato.

«Estoy bien, me siento bien, como bien, me cuida una persona que hace de hermana, hija, cuidadora… dependiendo los momentos, y soy afortunada porque pese a mis años aún hay personas que me visitan a mi casa compartiendo la fe cristiana que tengo y tenemos» Lila (participante de 101 años)

O los que permiten a las personas mayores mantener la autonomía y la capacidad de decisión para cuidarse a sí mismas es el objetivo de las charlas de Educación para la Salud. Blanca, voluntaria de Cáritas y farmacéutica de profesión, está acudiendo a la parroquia que lo solicita a recordar a las personas mayores las medidas que tienen que adoptar para prevenir el contagio de la COVID-19.

Y también significativo es el hecho de que mayores se cuiden cuidando como voluntarios a otras personas mayores. Como Eugenio, que sobrepasa con creces los ochenta años, que desde la sabiduría de la edad nos recuerda: «tenemos la suerte de tener Fe, eso nos ayuda a continuar acompañando con esperanza de Vida, a pesar de la edad que yo proceso»

A Agustina, a Natalio, a Blanca, a Eugenio y a todas las personas de Cáritas implicadas en los cuidados de los mayores más frágiles les dedica Francisco estas palabras: «No os desaniméis, ¡adelante! »

Di no a la soledad

El programa “Envejecemos en común”, como toda la actividad de Cáritas Diocesana de Valladolid, se ha tenido que ir readaptando a la evolución de la pandemia.

Lamentablemente ha habido que renunciar a las actividades grupales o al encuentro interpersonal, a la calidez de la cercanía y del contacto físico. Pero a lo que no se ha renunciado es al sentido del programa: contribuir a paliar la soledad y el aislamiento social, ayudando también a un buen envejecer.

Una de las consecuencias de la situación sanitaria ha sido la reducción de personas mayores acompañadas. Unas porque continúan en sus pueblos; otras por el miedo, propio o de los familiares. Pero la pandemia ha traído una noticia positiva: se han incorporado nuevas personas voluntarias a la tarea, y la implicación de las parroquias, si cabe, es mayor. Hay equipos acompañando a las personas mayores en las zonas de Parquesol, Huerta del Rey, Rondilla, Belén, Pilarica, San Isidro, Centro y Paseo de Zorrilla en la ciudad; y en Olmedo y Comarca de Medina del Campo en la provincia.

Reunión del equipo de voluntariado con mayores de Huerta del Rey
Seguir leyendo Di no a la soledad

Dormitorio vacío

Hasta el 20 de marzo, este lugar era el dormitorio de dos personas que, arrolladas por la vida, habían encontrado en él un espacio de descanso… no formaban jaleo, no dejaban suciedad, era su lugar y con respeto lo mantenían. Por desgracia no habían de ocuparse de la ventilación, que ya el invierno aventaba la estancia. Cada noche, mantas y cartones abrazaban sus cuerpos, pero la noche del 21 de marzo, en plena pandemia, en pleno estado de alarma, después de pasar una semana allí confinados día y noche, sin deambular por la ciudad, no están bajo sus abrigos, no acuden a su dormitorio, ¿qué suerte habrán corrido?, ¿qué habrá sido de ellos?…

Seguir leyendo Dormitorio vacío

Un arraigo sobre el alambre

Un estudio de Cáritas y Comillas constata la grave segregación social y económica de la población inmigrante en España a pesar de su fuerte arraigo

El martes 15 de septiembre 2020 se presentó en Madrid el estudio «Un arraigo sobre el alambre”. La integración social de la Población de Origen Inmigrante (POI) en España», elaborado por Cáritas Española y el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Pontifica Comillas. Un estudio donde se analizan los resultados de una encuesta estatal llevada a cabo por ambas entidades para evaluar cuál ha sido en la última década el proceso de integración de los casi ocho millones de habitantes de origen inmigrante que viven en España. La investigación alerta de que algunas propuestas electorales intentan romper el consenso de la Transición al señalar a la población inmigrante como responsable de la cuestión social. Ambas instituciones apuestan por unas políticas migratorias que vayan más allá de lo humanitario y se conviertan en políticas de Estado “para todos”.

Elevado arraigo, pero bajos niveles de integración

El estudio revela, sobre todo, la paradoja de cómo, a pesar los buenos niveles de arraigo de la población inmigrante que vive en nuestro país, son personas con muy bajos niveles de integración económica y laboral. Hablamos de una migración que desde que llegó no se ha ido y que ni siquiera en los años más duros de la crisis pensaron en salir de forma masiva.

Es decir, aun cuando la población inmigrante lleva muchos años conviviendo con nosotros (13 años de media y el 75% más de 10 años), con fuerte asentamiento familiar y dominio del idioma, con uno de cada cuatro matrimonios mixtos, sin embargo, estas personas siguen ocupando los peores puestos de trabajo y las menores retribuciones por los mismos. Como se constata en el estudio, los procesos de arraigo de los migrantes en nuestro país siguen fortaleciéndose, visibilizándose además que la población migrante no sólo está, sino que quiere estar y quiere quedarse con nosotros: son parte de ese nosotros.

Seguir leyendo Un arraigo sobre el alambre

La vida se abre paso

Nacimiento en la Casa de Acogida «Nueva Esperanza»

Este tiempo atravesado por la COVID-19 también tiene buenas noticias. El domingo 2 de agosto nacía una niña. La vida continúa surgiendo en la Casa de Acogida «Nueva Esperanza». Los momentos difíciles se tiñen de color esperanza cada vez que hay un nacimiento en la casa.

Seguir leyendo La vida se abre paso