Archivo de la etiqueta: Mujer

La vida se abre paso

Nacimiento en la Casa de Acogida «Nueva Esperanza»

Este tiempo atravesado por la COVID-19 también tiene buenas noticias. El domingo 2 de agosto nacía una niña. La vida continúa surgiendo en la Casa de Acogida «Nueva Esperanza». Los momentos difíciles se tiñen de color esperanza cada vez que hay un nacimiento en la casa.

Seguir leyendo La vida se abre paso

Dando voz a las participantes del Programa de mujer «ANA»

Resultados de la encuesta realizada en el mes de junio

El Programa de mujer «ANA» de Cáritas Diocesana de Valladolid comprende los proyectos que atienden de un modo específico a mujeres en situaciones de vulnerabilidad social y a víctimas de violencia machista.  Durante el periodo de confinamiento se ha seguido acompañando a más de 160 personas mediante contactos telefónicos periódicos y de modo presencial a las familias residentes del proyecto Nueva Esperanza.

En el mes de junio nos propusimos conocer de un modo más sistemático sus preocupaciones e inquietudes en el contexto de la pandemia y para ello elaboramos una encuesta y se eligió una muestra de las personas atendidas.

Seguir leyendo Dando voz a las participantes del Programa de mujer «ANA»

Ganas de aprender

El confinamiento ha dado mucho de sí. Algunos han encontrado una afición dormida, otros se han atrevido con la repostería, muchos han apostado por coger los pinceles y sacar su vena artística y bastantes han optado por ponerse en forma para salir de la cuarentena mejor que nunca. Desde «Nueva Esperanza» se ha decidido dedicar parte de ese tiempo a enseñar a coser.

Coser, esa práctica olvidada que nuestras mayores adoran y que nuestras jóvenes desconocen, pero que con tan sólo ganas e interés puede resultar una actividad de lo más interesante y gratificante.

Las mujeres que viven en la casa han mostrado un gran interés por la actividad, por cómo funciona la máquina, por cómo se cortan las telas, por cómo se enhebra una aguja…

Seguir leyendo Ganas de aprender

Hasta que nos volvamos a abrazar

En estos momentos en el que la realidad ha cambiado, nuestras rutinas y acciones diarias se tienen que adaptar. Las personas que formamos «Gitanas hacia el Futuro» seguimos trabajando desde nuestras casas con toda la ilusión. Pero nuestro acompañamiento, cercanía y estar día a día sigue, y nosotras nos adaptamos a la nueva realidad.

En los primeros momentos del Estado de Alarma nuestra actividad tuvo que parar y tomarse un respiro. En aquel momento, priorizamos el acompañamiento y nuestra cercanía, a través de llamadas telefónicas, interesándonos por su bienestar físico y mental, y el de su familia.

Con el paso de las primeras semanas nos dimos cuenta de que la actividad debía continuar, ¿por qué no seguir con las clases, pero de una manera diferente? Pero ¿cómo? Nos embarcamos en la preparación de diferentes materiales, tanto desde los cursos de formación para la ESO como desde el Taller de Costura, que luego mandamos por correo postal a todas las participantes del Programa. Ellas trabajan desde sus casas, y nosotras las acompañamos y ayudamos a resolver cualquier duda que les pueda surgir, manteniendo una comunicación permanente, siempre animando, impulsando y acompañando.

Seguir leyendo Hasta que nos volvamos a abrazar

Nueva Esperanza

El proyecto  “Nueva Esperanza” de Cáritas Diocesana de Valladolid comprende varios recursos residenciales dirigidos a mujeres gestantes o acompañadas de menores a su cargo, mujeres víctimas de violencia de género y /o en situación de abandono, riesgo o situación de exclusión social y que carecen de recursos económicos, familiares y/o sociales adecuados.

La «Casa de Acogida» proporciona espacios familiares y de acogida donde las mujeres con sus hijos e hijas se sienten seguras y reciben apoyos para poder reiniciar sus vidas en diferentes ámbitos: laborales, formativos, de autonomía, etc.

Actualmente las protagonistas de este proyecto son 7 mujeres, 3 niños y una niña.

La propagación del virus covid-19 y la situación del estado de alarma, nos ha obligado a reestructurar nuestra forma de trabajar, de pensar y de sentir.

Todas nuestras emociones, acciones y comportamientos se intensifican, y exigen una entrega más a fondo, como único modo de poder transmitir tranquilidad a las residentes en Nueva Esperanza, sin olvidarnos de cuidarnos entre nosotras. Estamos en continua comunicación y una vez a la semana nos reunimos a través de «Teams»,  resulta muy motivador volver a ver a las compañeras.

A nivel más técnico hemos tenido que implementar nuevas rutinas diarias e intensificar otras. Los primeros días han sido complicados y ha costado vencer la resistencia de las residentes, hasta que poco a poco han ido comprendiendo la necesidad de implantarlos de forma unitaria por todas. Por ejemplo hemos reforzado nuestros hábitos de higiene, llevamos a cabo rutinas de limpieza más intensivas.

Seguir leyendo Nueva Esperanza