Archivo de la categoría: Animación de la caridad

Dormitorio vacío

Hasta el 20 de marzo, este lugar era el dormitorio de dos personas que, arrolladas por la vida, habían encontrado en él un espacio de descanso… no formaban jaleo, no dejaban suciedad, era su lugar y con respeto lo mantenían. Por desgracia no habían de ocuparse de la ventilación, que ya el invierno aventaba la estancia. Cada noche, mantas y cartones abrazaban sus cuerpos, pero la noche del 21 de marzo, en plena pandemia, en pleno estado de alarma, después de pasar una semana allí confinados día y noche, sin deambular por la ciudad, no están bajo sus abrigos, no acuden a su dormitorio, ¿qué suerte habrán corrido?, ¿qué habrá sido de ellos?…

Los momentos de crisis son también tiempos de oportunidad, y si pasa un tren, hay que subirse… ellos lo hicieron. Se confinaron con un grupo de dieciséis personas en el Seminario de Valladolid, pasando a ser parte del «Proyecto San José» desarrollado Cáritas Diocesana de Valladolid, hasta el día uno de Junio.

Nuestro acompañamiento a estas personas no terminó al salir del Seminario: en estos casos, uno de ellos pudo poner al día su economía tras esos meses que facilitaron un ahorro y alquilar una vivienda para continuar con su vida, y a la otra persona se la ofreció apoyo en una vivienda de la entidad y formación en uno de los cursos de limpieza que desarrolló Caritas tras el confinamiento, lo que se ha transformado, tras las prácticas del curso, en un contrato laboral que le proporciona unos ingresos económicos que en breve le permitirán vivir de manera autónoma y volver a retomar las riendas de su vida.

El dormitorio sigue vacío y ¡gracias a Dios! es por buenos motivos. Queremos seguir ayudando a las personas que se encuentran en situaciones tan adversas a salir adelante, a soñar con una vida distinta, lejos de la calle.

El Equipo del Programa de Personas Sin Hogar (Cáritas Diocesana de Valladolid)

Ponte en la piel de…

Con motivo de la Campaña de Personas Sin Hogar 2020 queremos continuar haciendo énfasis en los derechos básicos que todo ser humano tiene por el hecho de serlo. Trabajamos desde la afirmación de que el derecho humano a la vivienda es un hecho inalienable para la construcción del valor de la dignidad como principal clave en el acompañamiento a las personas en situación de exclusión social grave. Especialmente este año, ante las circunstancias sobrevenidas por la COVID-19, hemos ido viendo, recordándonos y poniendo de relieve, como la vivienda, en definitiva, el hogar, era el primer escudo social para la protección individual y colectiva. Por contraposición, y tal y como se nos plantea desde el lema de este año, no tener una vivienda ha supuesto un factor eminentemente de riesgo en tanto en cuanto no nos hemos podido proteger: “no tener casa mata”.

Queremos poner esta realidad en el espejo de diferentes personas, organismos y entidades que son sensibles a las situaciones de vulneración del derecho humano a la vivienda. Porque pensamos que si una persona es capaz de «ponerse en la piel» de otra, cambiará su mirada. Para ello facilitamos los siguientes vídeos y unas preguntas al final que pueden servir para la reflexión individual o grupal.

En la piel de una persona sin techo, Hogar Sí

Acoger a los necesitados, Papa Francisco

#ContralaPobreza, EAPN España

In-visibles, Solidarios para el Desarrollo

Homeless Commons, imatges que canvien mirades, Fundación Arrels

Un pueblo para personas sin hogar, La Vanguardia

«Todo ser humano tiene derecho a vivir con dignidad
y a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico
no puede ser negado por ningún país.»
(Papa Francisco. Encíclica Fratelli Tutti, nº 107)

Preguntas para la reflexión

  • ¿Qué palabra resume tu opinión ante lo que has visto?.
  • Llévalo a tu día a día, ¿son cosas que ocurren? ¿Qué credibilidad le das?.
  • ¿Qué papel crees que juegan las administraciones públicas en ello? ¿Y las entidades sociales? ¿Y la Iglesia? ¿Y la ciudadanía?.
  • Imagina por un momento no vivir en esta sociedad, ¿cómo describirías una sociedad que deja que esto ocurra?.
  • ¿Qué podemos hacer?.
  • ¿Cómo crees que se siente esta gente?.
  • ¿Crees que interesa? ¿Conoces políticas públicas que busquen erradicar de verdad esto?.

No tener casa mata (los sueños, las oportunidades, la salud, los derechos…)

Cáritas reclama la responsabilidad de la sociedad para reconstruir y tejer un modelo social sostenible e inclusivo para toda la población para erradicar el sinhogarismo.

Nos encontramos en el segundo año del ciclo del trienio “Y tú, ¿qué dices? Di basta. Nadie Sin Hogar”, y queremos destacar como eje central de la campaña 2020 que la vivienda es un derecho humano, necesario para preservar la dignidad de todas las personas. Las circunstancias sobrevenidas a raíz de la pandemia mundial provocada por la COVID19 nos han resituado en un nuevo mapa histórico en el que emerge una sociedad mucho más frágil y vulnerable con una hoja de ruta más llena de incertidumbres que de certezas.

Como individuos y colectividad hemos vivido una experiencia de fragilidad compartida al sentirnos amenazados por la enfermedad, el miedo, el dolor y el sufrimiento causado por la muerte de nuestros seres queridos. Esta situación ha generado una ola de solidaridad que parece haber sacudido las conciencias y la sensibilidad de la sociedad, pero también, y debido a la distancia social requerida para controlar la pandemia, se ha instalado el temor colectivo a contagiar y a ser contagiado y el desconcierto ante una situación jamás vivida antes. Prevemos que esta situación ha alimentado actitudes como el individualismo, la sospecha y la desconfianza ante el comportamiento del resto de los ciudadanos.

También se ha ido gestando una grave polarización de la sociedad a merced de los diferentes vaivenes políticos, la desinformación, los bulos o el exceso de la misma, el control del Estado y el recorte de libertades amparado en la protección de la población. Al tiempo que la situación económica y social de una parte importante de la sociedad ha sufrido un importante revés por la falta de empleo y de recursos, a pesar de la aprobación del Ingreso Mínimo Vital.

La emergencia económica y social en relación con la vivienda tiene visos de emergencia habitacional, ya que el aumento de personas con dificultades para pagar la vivienda o los suministros, puede abocar a muchas familias a tener que abandonar la misma o a situaciones de desahucio.

Proponemos poner el foco en las personas más vulnerables, las que viven a la intemperie y en las fronteras de los espacios de protección social, las que viven en la calle, sin casa ni hogar, las que no cuentan porque persisten invisibles y alejadas de los intereses comunes. Nos encontramos ante una nueva oportunidad para tomar conciencia y cambiar la percepción que tenemos como sociedad de las personas que viven situaciones de mayor vulnerabilidad.

El derecho humano a la vivienda está ligado al acceso al resto de Derechos Humanos que garantizan vivir la existencia humana con plena dignidad. Las personas que no tienen acceso a una vivienda, a un lugar para vivir que sea techo y hogar, vienen hoy, de nuevo, a expresar y a reclamar los derechos que les han sido negados, a recuperar su espacio legítimo y su derecho a formar parte de un tejido social y comunitario donde cada persona debe tener siempre un lugar común y compartido con el resto de la comunidad.

La experiencia común que hemos vivido como sociedad tanto en nuestro país como en el resto de países del mundo, debe constituirse en oportunidad que no podemos dejar pasar de largo.  Ésta se convierte así en nuestro principal reto: repensar juntos los pilares que queremos sostengan nuestra convivencia y darles nuevo sentido y valor para reconstruir y tejer un modelo social sostenible e inclusivo para toda la población. Lo público, lo que es de todas y todos debe ser también para todas las personas, garantizando el Bien Común y el acceso y disfrute a los derechos que nos convierten en sujetos de libertad y responsabilidad.

Líneas-fuerza permanentes que guían la campaña

  1. Todo ser humano es irrepetible, y tiene derecho a vivir en dignidad, acceder y disfrutar de los derechos humanos (en igualdad de condiciones y provistos de las herramientas suficientes) que las diferentes legislaciones internacionales, nacionales, autonómicas y locales reflejan en sus normas.
  2. Las personas en situación de sin hogar ven negado en muchas ocasiones el ejercicio de sus derechos (asistencia sanitaria, vivienda, protección social, empadronamiento, etc.), así como su participación en la sociedad y comunidad. Por ello son imprescindibles políticas públicas comprometidas que pongan a las personas en el centro, favoreciendo el acceso y ejercicio de sus derechos. Es imprescindible el compromiso de toda la sociedad para que “Nadie Sin Hogar” sea una realidad: Administraciones públicas, entidades sociales, medios de comunicación, organizaciones, personas afectadas, sociedad en general, etc.
  3. Siempre desde una mirada integral y desde los Derechos Humanos.

El trabajo de Cáritas Diocesana de Valladolid para la acogida y el acompañamiento de las personas sin hogar.

El Servicio de atención social

El Programa de personas sin hogar, actualmente está atendiendo a un grupo en torno a 60 personas en el centro de higiene “La Milagrosa”, lugar que ha elegido la entidad desde el momento del confinamiento general, así como durante la desescalada para atender a éste colectivo, a lo largo del periodo de confinamiento, éste centro permaneció abierto para tratar de solucionar el problema de acceso a recursos de higiene para las personas que habían quedado en situación de calle, se les ofrecía un desayuno caliente y acceso a duchas, lavandería, todo ello con cita previa para evitar que coincidieran en el lugar más personas de las que marcaban los protocolos de seguridad, asimismo, durante la desescalada, se reforzó éste servicio, entrando en funcionamiento de manera normalizada el día 1 de Junio, momento en que se establecieron los tres turnos actuales para desayuno y duchas, que nos permiten, cumpliendo la estricta normativa, atender las necesidades de desayuno a diario, y las de ducha y lavandería al menos dos veces por semana, incorporando al servicio tareas de podología y peluquería. Desde el día 1 de Julio se pone en marcha nuestro pequeño comedor social que da respuesta a la demanda de un grupo de 10-15 personas que no acceden al recurso municipal, a través de éste servicio podemos acompañar sus procesos y mejorar nuestra vinculación con ellos.

Durante el año 2020 hemos atendido 240 personas, pero es significativa la reducción de la movilidad de las personas sin hogar si tenemos en cuenta que en los últimos seis meses hemos atendido el mismo número de personas que en los tres primeros meses del año.

Durante el confinamiento, la desescalada, y en el momento actual, hay que destacar la implicación del voluntariado, que no ha faltado a su cita con los últimos y han estado acompañando éstas tareas tan trabajosas, prestando especial atención al cumplimiento de los protocolos, pero sin olvidar esa “caricia” que han sabido dar a éstas personas en los momentos de inmensa soledad que les ha tocado vivir.

Las personas a las que se está acompañando en los recursos residenciales

Actualmente se está acompañando a 8 personas en la casa de acogida y 7 más en las tres viviendas tuteladas, dos de titularidad de Cáritas y la otra alquilada para dar cobijo en éste tiempo difícil a los procesos que acompañamos en nuestro programa, durante el confinamiento, la casa de acogida registraba mayor ocupación, ya que estábamos acompañando en la vivienda a más personas cuando se declaró el estado de alarma, pero los protocolos sanitarios actuales, nos exigen una reserva de plaza en orden a garantizar el aislamiento de cualquier residente en cuarentena o covid positivo, en éste sentido, cabe destacar que durante el año 2020 han residido en la casa de acogida 17 personas siguiendo planes individualizados para mejorar su situación, y en las viviendas tuteladas han residido 12 personas.

Previsiones para los próximos meses

Durante el periodo de desescalada, el Programa ha aprovechado para entrar en revisión, las circunstancias han cambiado, nuestra acción también debe hacerlo, por ello se han replanteado nuestros servicios, de modo que cuando el centro de día José María Lacort reabra sus puertas lo hará con algunas modificaciones, se han mejorado los aseos, se han duplicado las duchas y los W.C. para mejor servicio a las personas, también se ha variado la consigna, el ropero, que en éste tiempo de COVID, nos vemos obligados a suprimir por normativa sanitaria en torno a la ropa. Hemos provisto el centro de un aula, con dotación informática, para realización de diversos talleres que nos ayuden a crecer con las personas y a motivar procesos personales de mejora, amén de acercarles a una herramienta cada vez más necesaria para el ejercicio de su derecho de participación.

La previsión de apertura del centro de día José María Lacort es en torno a finales de Octubre, momento en que finalizarán todas las actualizaciones y se retomarán en él las actividades cotidianas de acogida, desayuno, lavandería, duchas, atención social, atención psicológica acompañamientos educativos, talleres formativos. En un primer momento se desarrollarán de manera muy ordenada en atención a los protocolos, con cita previa y número máximo de participantes, procurando la máxima higiene, en todo momento, reforzando en éste sentido la limpieza constante de las instalaciones.

El centro La Milagrosa continuará dando servicio como lo ha hecho de manera ininterrumpida durante este periodo COVID, pero en éste caso volverá a dirigir su atención al colectivo más vulnerable, las personas sin hogar con patologías asociadas, los últimos de los últimos, ofreciendo sus servicios de desayuno, higiene, lavandería, peluquería, podología, acompañamientos educativos, servicio de atención social, atención psicológica, buscando poner a las personas en el centro e iniciando procesos con ellas, que se sientan protagonistas de sus vidas para mejorarlas en la medida de lo posible y organizando espacios de reducción de daños donde las personas puedan superar algunas de las dificultades con las que se encuentran en su vida diaria. Por el momento la actividad de comedor se seguirá desarrollando en ésta ubicación con objeto de evitar la movilidad de los participantes por la cuidad para acceder a distintos servicios.

De todo corazón, GRACIAS

Todo comenzó allá por el mes de marzo, cuando la pandemia mundial generada por el coronavirus nos obligó a disponer de nuestras vidas de una forma inimaginable al comienzo del año. Los hábitos cotidianos, la forma de relacionarnos y la gestión de nuestras emociones nos desbordaron. La enfermedad, la muerte de seres queridos y el aislamiento, vinieron acompañados de la inseguridad económica y laboral, de la falta de recursos básicos, de la pérdida de empleo o de los ERTES.

Nos encontramos con una sociedad mucho más frágil y vulnerable con una hoja de ruta más llena de incertidumbres que de certezas. Sin embargo, es desde esta fragilidad desde donde hemos visto brotar miles de gestos solidarios llenos de caridad, de ese amor gratuito que nace del corazón de forma libre y desinteresada, sin esperar nada a cambio. Personas de pensamiento diverso, de todas las creencias, oficios, de todos los países del mundo, de todos los pueblos y barrios, todas a una, se han movilizado y puesto al servicio de una humanidad amenazada y herida.

Seguir leyendo De todo corazón, GRACIAS

Tiempo de la Creación

Los 2.200 millones de cristianos del mundo nos unimos en oración y acción por nuestra casa común durante el Tiempo de la Creación, que comienza el 1 de septiembre, con la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, y termina el 4 de octubre, en la fiesta de San Francisco de Asís, el santo patrón de la ecología.

Este año, en medio de las crisis que han sacudido nuestro mundo, hemos descubierto la urgente necesidad de sanar nuestras relaciones con la creación y entre nosotros.

El Tiempo de la Creación de este año es un momento para considerar la relación integral entre el descanso de la Tierra y las formas de vida ecológicas, tanto en lo económico como en lo social y político.

En esta ocasión en particular, la necesidad de sistemas justos y sostenibles ha sido revelada por los efectos a gran escala de la pandemia mundial de la COVID-19.

La propuesta es que los cristianos de todo el mundo aprovechemos este tiempo para renovar la relación con nuestro Creador y con toda la creación mediante la celebración, la conversión y el compromiso.

Seguir leyendo Tiempo de la Creación